BIENVENIDOS

Al placer y la lectura... la imaginacion la pones tu. To the pleasure and the reading... the imagination puts it your. (Nota: Busco dibujantes para convetir a dibujos o comics mis relatos, sin animo de lucro.) (Notice: I look for designers for convert to drawings, 3D or comics my stories, for free distribution) Visita, http://x3dstoriesvideos.blogspot.com/ Actualización de relatos y videos cada dos días, aproximadamente. Upload, stories and videos, every two days aproxymately

viernes, 12 de febrero de 2010

PREÑANDO A UNA CASADA

Un relato de un buen amigo, que para hcerle un favor a un amigo que no puede tener descendencia participa en un fin de semana de orgia para aportar su semilla.

Estimado Juan (mi tocayo yo soy Juan Armando o armado como me dicen los que me conocen bien) y más armado aun cuando tengo la oportunidad de contemplar mujeres como tu hermosa esposa auque sea en fotos. Te cuento que me ha dejado con la boca abierta la pija dura y pensando siendo ella tan blanca como se verá, ensartada hasta los huevos por la poronga de caballo de su amante negro.


Te cuento que en un viaje a Méjico que debí realizar hace algunos años (viajo asiduamente por razones de mi consultora) conocí personalmente a un ingeniero mejicano que llevaba dos años trabajando para nuestra empresa, durante ese tiempo desarrollamos telefónicamente una buena relación profesional, aunque en oportunidades pasábamos también a lo personal.

El cumplió en los primeros días del 05 siete años de casado con una muy hermosa mujer llamada Marta, cada vez que tenia oportunidad me hablaba de lo caliente, exigente y puta que le estaba resultado su mujer con el pasar de los años y que luego de todo ese tiempo vivido en pareja ya era tiempo de ampliar la familia.

Pocos días después me presentó una hembra impresionante del mismo estilo de tu esposa, hembras que nacieron para ser cogidas por un equipo de fútbol por semana si no quieres que te meta los cuernos por su cuenta.

Ella era hija de alemanes y hablaba perfectamente ese idioma, además hacia traducciones del alemán al castellano por lo que le comente que en la obra que la consultora llevaba a cabo necesitaríamos de su servicio, ella aceptó la oferta inmediatamente.

Carlos el marido sabia que todos los equipos que se avían provisto eran de Argentina por lo tanto no entendía él por que de mi ofrecimiento, pero no dijo nada y sonrió picaramente mientras me dijo a lo bajo – no creo que necesites de esto, si lo que quieres es cojerte a mi esposa, pero tu sabrás, se retiro con un guiñe de ojo y se fue a su oficina, creo que en ese momento estuve a punto de prenderme fuego por la vergüenza que pase al ser descubierto en mis malas intenciones. Solo quedaba esperar la oportunidad para pedir disculpa.

El fin de semana siguiente me invito a su casa de las afueras del Distrito Federal, donde él agasaja normalmente a sus amigos. Llegado el sábado temprano, Marta la esposa paso por mí por el hotel y nos dirigimos a la casa donde ya estaban instalados desde la tarde anterior Carlos y dos amigos del matrimonio se trataba de Mario y Alberto, dos corpulentos morenos ex deportistas, los dos transitando la cuarta década.

Cuando descendimos del auto Alberto tomo a Marta apretándola contra su cuerpo le dio un beso en la boca que duro unos minutos sus lenguas se entrelazaron, las manos de él se desplazaron a los cachetes del culo y apretándolos giraba mientras le decía que la pasada noche había quedado en deuda con él y que luego el se cobraría con creces. Marta me presento a sus amigos como sus machos.

Camino al quincho donde Carlos estaba cocinando Marta me pregunta si lo que había visto y oído me sorprendía, yo le conteste que no, que desde que la vi el primer día me había dado cuenta que ella no era hembra de un solo hombre y que la inteligencia y personalidad de Carlos no solo le permitiría se comiera algunas porongas ajenas sino que además se las conseguiría.

Cuando llegamos al quincho Carlos tenia como vestimenta un delantal de cocina que solo lo tapaba la parte de adelante. Carlos me saludo e inmediatamente nos entrego un delantal igual que el tenia puesto indicándome la habitación donde debía dejar mi ropa. Al verme en un espejo de regreso de la habitación en pelotas y el delantalito me sentí tan pelotudo como no té puedes imaginar, además estaba súper excitado y mis 18 x 7 formando carpa con el delantal, imaginando lo que pasaría durante el fin de semana, en esas condiciones regrese al quincho, donde los cuatro estaban preparados para comer.

El almuerzo se desarrollo en un clima de sensualidad absoluta, todos vestíamos iguales, las bromas recordando la noche anterior, donde Marta había recibido toda la atención que entre los dos machos pudieron darle, ayudados por Carlos que según ellos se la había servido en bandeja de plata, luego de prepararla hasta hacerla delirar por la pija de los morenos, según entendí, los hombres avían sido sorteados para iniciar la serie de cuatro horas de sexo a fondo con Marta como lo avían establecido.

El primer turno le toco a Mario, luego de un respiro continuaría Alberto hasta este punto todo era normalito para mí, el detalle consistía, según me contaron en el almuerzo, en que durante los dos últimos meses por decisión de la pareja Marta había suspendido su toma de pastillas anticonceptivas y con la colaboración de un especialista establecieron la fecha de ovulación de ella, disponiéndose a preñarla en una orgía donde fuera entregada por su marido y que de pura casualidad yo también tuve la dicha de participar.

A esa altura de la jornada de apareamientos muy difícilmente yo podría ser el padre de la criatura que seguramente ya estaba en el vientre de Marta para estas horas.

Luego de almorzar la pareja y los sementales dormimos una siesta que concluyo cuando se escucharon los gritos de Marta diciendo a su marido “cornudo hijo de puta has que me llene ahora que me la tiene tan bien ensartada, sigue mamando sus huevos mientras me preña, has que acabe también en tu cara” El espectáculo era realmente hermoso, Carlos estaba de espaldas, con su cabeza casi colgando del lateral de la cama, a ahorcajada con las piernas de cada lado de la cara de su marido y mamando su pija estaba Marta quien a su vez recibía la tremenda poronga de Mario en golpes profundos y parejos, pude ver que cuando el semental se retiraba para iniciar un nuevo ataque, Carlos le propinaba un lengüeteada de película a la berga de su corneador y cuando este llegaba a la matriz de su esposa él con desesperación hacía lo propio con sus pelotas.

Al poco tiempo Mario no pudo aguantar mas el tratamiento que estaba recibiendo por parte del marido mamporrero y su reputa esposa y le soltó toda la leche en tandas, hasta quedar totalmente agotado, volcando su cuerpo sobre el de ella que a su vez era soportada por el marido.

El momento de la acabada fue fulminante para los amantes, Mario con sus pies en el suelo, tomaba con fuerza las caderas de Marta y esta pegándose a la pelvis de él, formaban una figura increíble, donde se confundían los estertores de la acabada de él con la entrega total de ella.

Mientras Carlos, desde su posición de invitado especial, registraba en sus pupilas las imágenes que le proporcionaba la berga de su corneador, acoplada profundamente a la dilatada concha de su esposa en una acabada magistral, que conmocionaba por completo sus cuerpos y el alma de los amantes. No me imagino lo que en este momento estaba pasando por la cabeza de Carlos, pero seguramente tendrá que ver con el anhelo de ver a su mujer gozando de su empalamiento y dé aquel moreno que seguramente estaba convirtiendo en realidad la fantasía de ella de ser preñada por su amante y la de él, de que sus cuernos sean mas que evidentes.

Durante todo el fin de semana todos pasamos por la ajetreada y dilatada concha de Marta, tanto yo como Carlos lo hicimos con forro pues ellos querían asegurarse de que la semilla que prendiera fuera de Mario o Alberto pues para eso estaban allí, para engendrar en el vientre de Marta el mulato que les recordará en cada momento de su vida, el feliz día de su concepción.

Perdóname si el relato resulto muy largo pero te aseguro que es absolutamente real y requería de la ambientación necesaria. Con este muchacho Carlos tengo correspondencia casi semanalmente por trabajo y de la otra, no tienes idea de los avances que a la fecha logro en su matrimonio.

Un abrazo Juan Armando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada